• Novedades
  • Prensa

Nueva estructura en Polo Tecnológico de Pando permite alojar empresas de base tecnológica

La incubadora de empresas Khem inauguró nuevo edificio de cuatro pisos en el Polo Tecnológico de Pando, que alojará físicamente a empresas generadoras de servicios o productos relacionados con el tipo de investigaciones en las que trabaja la Facultad de Química. El ministro Kreimerman dijo que la iniciativa está acorde con la tendencia mundial y brinda más servicios, tecnología y apoyo a la producción nacional.

Con la presencia del ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, entre otras autoridades, se inauguró este viernes, en el Polo Tecnológico de Pando el edificio Khem, incubadora de empresas con base tecnológica de la Facultad de Química de la Universidad de la República (UdelaR).

Se trata de un edificio de cuatro pisos que permite alojar empresas generadoras de productos o servicios vinculados con el área de investigación de los laboratorios del Instituto Polo Tecnológico de Pando (IPTP), alimentación y nutrición, biotecnología, bioanalítica, biofarmacia, química fina, nanotecnología y medio ambiente.

Su objetivo es incubar empresas generadoras de productos o servicios innovadores afines a las unidades integrantes del Polo, que demuestren potencial para competir en el mercado nacional e internacional.

Khem asesora en forma virtual a empresas jóvenes desde el año 2001 y en la jornada de hoy, como parte de la reestructuración impulsada por la Facultad de Química instalada en el IPTP, inauguró un nuevo edificio para la incubación física de las empresas.

Realizará llamados periódicos a emprendedores con proyectos para capacitar y seleccionará a aquellos con mayor potencial, manteniendo a la vez, un régimen de ventanilla abierta para evaluar propuestas consideradas de interés. Cerrando el ciclo de desarrollo, las empresas que egresen de la incubadora Khem, podrán radicarse en el Parque Científico y Tecnológico de Pando.

El ministro destacó que las tres tendencias actuales a nivel mundial —incrementar la cantidad de servicios inteligentes dentro de las cadenas de valor; darle más importancia a la alta tecnología en las ganancias de productividad de aquellos países que determinan sus riquezas; y reforzar a las pequeñas y medianas empresas— son factores que están representados en esta incubadora.

“Esto puede traducirse en brindar más servicios y más tecnología a la producción y más apoyo a la pequeña y mediana empresa”, añadió.

Agregó que esto es muy importante en un país donde más del 70 % de la mano de obra se desempeña en pequeñas empresas y el tejido industrial complementario está dado por esas fuentes de trabajo que son parte importante del desarrollo productivo y social.

Las cadenas productivas o de valor son determinantes para un país como Uruguay, en su calidad de vida y en la construcción de la nación que visualizamos, apuntó el ministro. Al respecto, resaltó que Uruguay está entre los 20 países más innovadores del mundo según un informe reciente divulgado por un instituto privado. “Todo esto no es posible sin lograr institucionalizar y desarrollar este tipo de incubadoras y otras tantas políticas que venimos reforzando desde el año 2010”.

Finalmente, agradeció a todos los que de alguna manera participan y apoyan este proyecto, tanto de origen público o privado, nacional o internacional, que “son una base fundamental en la construcción de este Uruguay”.

Al evento asistieron el decano de la Facultad de Química, Eduardo Manta; el intendente de Canelones, Marcos Carámbula; el director del Polo Tecnológico de Pando, Fernando Amestoy; el representante de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, Omar Macadar, y la directora general para el Desarrollo y Cooperación de la Comunidad Europea, Henriett Geiger.